En junio de 2019 vivíamos una de las bodas reales del año. El príncipe Casimir zu Sayn-Wittgenstein-Sayn -más conocido por ser el exmarido de Corinna- se casaba a comienzos de mes con la modelo norteamericana Alana Bunte. La ceremonia tuvo lugar en el castillo de Sayn (Alemania), propiedad de la familia del príncipe, y contó con la presencia de la realeza y la aristocracia de toda Europa.

Artículo relacionado

Exactamente siete meses más tarde la pareja daba la buena nueva: esperan su primer hijo en común, una noticia que la modelo ha publicado a través de sus redes sociales compartiendo una imagen de su tripita de seis meses. Junto a la fotografía, realizada en blanco y negro, una escueta pista: "April 2020 ❤️".

April 2020 ❤️

Una publicación compartida de Alana Bunte (@miss_acb) el

Se trata del primer hijo para Alana Bunte, pero el segundo para Casimir ya que en 2002, fruto de su matrimonio con Corinna -que duró cinco años-, nació Alexander Kyril. A sus casi 18 años, el joven va a tener un hermano.

El matrimonio del príncipe con la modelo americana suponía poner fin a toda historia con Corinna, quien es famosa en España por su estrecha y polémica relación de amistad con el rey Juan Carlos. Casimir fue el segundo marido de la empresaria; de él adquirió el apellido y el título, que ha seguido utilizando de manera ilegal incluso después de su divorcio en 2005. Esta situación ha provocado una batalla legal con su exfamilia política que se terminaba con la reciente boda de Casimir y Alana. Desde el 1 de junio, es la modelo la que ostenta el título y el apellido del príncipe alemán.

Corinna y Juan Carlos
Gtres

Hace meses que no hay noticias de Corinna. Su última aparición pública fue en Londres cuando tuvo que realizar una declaración ante el fiscal anticorrupción Luis Pastor, por los supuestos delitos que pudieron darse relacionados con el contrato de construcción del AVE a La Meca. Semanas antes, se la pudo ver en Nueva York con una imagen muy renovada con motivo de los retoques estéticos que suele realizarse a menudo. Desde entonces, la empresaria permanece en el anonimato.