¡Menuda sorpresa! Carlos Felipe de Suecia ha recibido de manera totalmente inesperada una suculenta herencia de un antiguo profesor. Se trata del ingeniero civil Bertil Jonsén, que en 2007, al fallecer, dejó como legado al príncipe una fortuna de 18 millones de coronas suecas. Entre la suma se incluyen dos terrenos, un edificio de apartamentos, obras de arte, joyas y acciones valiosas, todas ellas destinadas al hijo de los reyes Carlos Gustavo y Silvia, indicado como único heredero.

Artículo relacionado

Pero, ¿por qué Bertil Jonsén ha dejado toda la fortuna al príncipe Carlos Felipe? El contacto se produjo a través del rey Carlos Gustavo. El ex oficial naval ayudó al monarca a renovar un torpedero a motor y, como muestra de agradecimiento, le acompañaba ocasionalmente al rey en sus giras. Una situación que reforzó su amistad.

Inmerso en el automovilismo

A sus 41 años, el príncipe es un gran apasionado de la velocidad sobre ruedas, y después de un año sin realizar ninguna prueba se ha estado preparando para convertirse en un piloto más en esta edición de la reconocida carrera. Tal y como él mismo ha explicado, "siento un poco como si el círculo se estuviera cerrando porque fue en la Porsche Carrera Cup donde comencé seriamente mi carrera como piloto".

Carlos Felipe de Suecia
Gtres

Hace poco más de un mes, Carlos Felipe recordaba momentos muy especiales en la primera de las carreras, realizada en Falkenbergs Motorbana, donde obtuvo su primera y hasta ahora única victoria en STCC 2015. "Es divertido estar de regreso. Será emocionante y divertido salir y conducir. Apunto tan alto como puedo", reconocía por entonces.

El hermano de las princesas Victoria y Magdalena comenzó su carrera deportiva de la mano de Porsche en 2008. Con este equipo condujo a lo largo de cuatro temporadas antes de cambiar de clase. Su regreso supone retomar esta gran pasión después de más de un año sin conducir a nivel profesional.

Carlos Felipe de Suecia
Gtres

El plan es que el príncipe corra toda la serie, que este año consta de seis fines de semana de competiciones, y durará hasta el próximo mes de octubre. "El año pasado quería más tiempo con la familia y los niños. Este año sí me parece apropiado volver a conducir", admitía. "Fue muy divertido tener la propuesta por parte de Porsche. Es difícil decir que no".

En 2019, el príncipe cumplió 40 años, lo que significa que además de la clase principal, también competirá en la Copa Masters, el campeonato en el campeonato para conductores a partir de su edad. Pero, aunque es el más joven de todos los pilotos de esta modalidad, no quiere verse a sí mismo como favorito. "Hay muchos en el campo de salida que han conducido la Carrera Cup durante muchos años y que tienen mucha más experiencia con el coche que yo", confesaba.