Continúan los capítulos de la huída de Haya de Jordania, un suceso que se encuentre en el punto de mira de los medios internacionales que buscan esclarecer las razones de la princesa y el desenlace de la historia.

Artículo relacionado

En esta ocasión entra en juego Alí ben Huséin, hermano de Haya, quien siempre ha estado muy unido a su hermana desde la precoz muerte de su madre la reina Alia. El príncipe de Jordania pedía en febrero de 2016, como vicepresidente, la suspensión de las inminentes elecciones a la presidencia de la FIFA tras la caída en desgracia del corrupto Joseph Blatter. La razón no era otra que su descontento y desconfianza de que las votaciones fuesen a ser limpias. Para este caso y para una situación previa contra el propio Blatter, Alí tuvo a su hermana a su lado, en calidad de directora de sus campañas.

Antes de su huída a Londres, la princesa estuvo apoyando los intereses futbolísticos de su hermano, tercer hijo del rey Huséin, y hermanastro del rey Abdalá II. Mientras ella hizo su vida junto al jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, con quien tuvo dos hijos, su hermano se convirtió en el presidente de la Federación de Fútbol de Jordania, primero, y en vicepresidente de la FIFA por Asia, después. Durante todos estos años de dedicación al deporte hubo un logro que fue muy sonado: conseguir que la FIFA levantase la prohibición al hiyab en el fútbol femenino. Alí primero obtuvo un período de prueba de dos años en 2012, y el levantamiento definitivo del veto en 2014. Sus campañas siempre estuvieron dirigidas o asesoradas por Haya de Jordania, quien nunca escatimó en apoyos y ayudas económicas para esclarecer las investigaciones que llevaba a cabo su hermano. Desde 2016, Alí Al Huséin es sólo presidente de la federación jordana.

Según declaró en su día la princesa al New York Times, estas investigaciones iban dirigidas a destapar actividades corruptas y atestiguadas en lo que respecta al Mundial de Qatar y a "asegurar que mi hermano y yo actuásemos con la máxima integridad en todo momento, así como para proteger nuestra campaña de las numerosas proposiciones faltas de ética".

Esta estrecha relación entre hermanos, que se han apoyado desde niños, hace comprender que Alí esté protegiendo a la princesa en su huída de Dubái. Junto a sus hijos, para ella su hermano es lo más importante en su vida.