Apenas quedan unos días para la próxima gran boda de Mónaco y los nervios están a flor de pie en la familia monegasca. El pasado mes de junio tuvo lugar la de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam y el próximo fin de semana se celebrará la de su primo Louis Ducruet con Marie Chevallier.

Artículo relacionado

La pareja, que ha disfrutado de sus despedidas de soltero por separado, ultiman los preparativos de su gran día y, poco a poco, van desvelando algunos de los detalles del enlace. ¿El más esperado? El que se refiere al vestido de novia, un secreto que hace pocos días la propia Marie Chevallier prácticamente dio a entender al cargar en Barcelona con un portatrajes de una diseñadora española, pero que ahora se ha conocido que no será para ella o, al menos, no el único que luzca en su boda.

En una entrevista que la revista HELLO Mónaco! le ha realizado a Louis Ducruet, el joven ha desvelado quién ha sido la diseñadora de su futura esposa, y es un miembro de la familia Grimaldi. La encargada de esta importante tarea ha sido Pauline Ducruet, hermana del novio y cuñada, por tanto de Marie Chevallier.

Louis ha aprovechado para hablar sobre la relación entre su novia y su hermana Pauline al conocerse: "Era más escéptica al principio. Nos llevamos solo 14 meses de diferencia y estamos muy cerca el uno del otro. Ella siempre fue muy protectora conmigo y un poco distante con Marie al principio. Pero finalmente le gustó. Incluso ha diseñado el vestido de novia que Marie usará para la ceremonia en la catedral".

Pero no será Pauline la única hermana con un papel protagonista en la boda de Louis y Marie. La pequeña Camille Gottlieb también tendrá una tarea de suma importancia en el "Sí, quiero" de su hermano con Marie Chevallier. La más joven de este clan Grimaldi, que será dama de honor, mantiene una muy buena relación con su futura cuñada por lo que se ha mostrado muy emocionada con el próximo enlace.