La separación entre la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin puede ser catalogada como la ruptura del año. Durante las dos últimas semanas no se habla de otra cosa. El foco mediático no solo está puesto en los protagonistas sino también en su entorno. Mientras los reyes Felipe y Letizia siguen adelante con sus compromisos institucionales y se mantienen al margen de la polémica, la reina Sofía ha protagonizado un 'parón' laboral que ha llamado especialmente la atención.

Artículo recomendado

La reina Sofía, "profundamente decepcionada", reacciona a la separación de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

La reina Sofía, "profundamente decepcionada", reacciona a la separación de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

Desde que la princesa Leonor se marchara a Gales el pasado mes de agosto la reina Sofía recuperó una enorme presencia en la agenda oficial. No había semana en la que la reina emérita no tuviera uno o hasta dos actos oficiales, una agenda que se ha esfumado en las últimas semanas y que coincide (casual o no) con el tsunami mediático creado entorno a su hija.

La última vez que vimos a doña Sofía fue el pasado 8 de enero en un concierto solidario con motivo del 75 aniversario de Caritas en Madrid. Por aquel entonces nada hacía presagiar el vuelco que daría la vida de Cristina de Borbón. Pero lo que es una realidad es que la madre de Felipe VI ha dejado a un lado su faceta como reina para volcarse en su hija, quien estaría totalmente abatida. Tal y como se ha informado, la que fuera duquesa de Palma viajó a Madrid de inmediato para reencontrarse con su madre tras ver las imágenes de Iñaki Urdangarin con Ainhoa Armentia en la exclusiva de Lecturas.

Esta situación también ha afectado a la reina emérita. Paloma García Pelayo informó este jueves desde 'El Programa de AR' que la madre de la infanta estaría "muy decepcionada" con Iñaki "después de lo mucho que le ha protegido". En palabras de la periodista, la decepción de doña Sofía "es máxima", además por supuesto de la incuestionable "tristeza" por su hija.