No es ningún secreto que la relación entre la duquesa de Sussex y su padre es totalmente nula y según fuentes cercanas a ella aseguran que "no tiene arreglo". Las continuas declaraciones de Thomas enfadaron mucho a Meghan, quien ni siquiera llamó a su padre para darle la noticia de que había sido abuelo. Por si esto fuera poco, la mujer del príncipe Harry ha tomado una determinación, no quiere que su hijo conozca a ningún miembro de su familia paterna y así ha quedado patente en la imagen oficial del bautizo del pequeño Archie.

Lejos de mantenerse callado, Thomas Markle no aprende la lección y ha querido dar su opinión después de conocer que no era uno de los 25 invitados a la exclusiva ceremonia. Eso sí, parece que ha dejado atrás las duras críticas a su hija.

Artículo relacionado

"Me han preguntado si me hubiera gustado ir a Gran Bretaña para celebrar el bautizo de mi nieto. Yo era un monaguillo a los 12 años, un miembro confirmado de la iglesia de la Reina a los 14 años, y Archie es mi nuevo nieto, así que desde luego me hubiera gustado estar en el bautizo",

A pesar de no conocer todavía a su nieto, Thomas ha querido enviarles bonitos deseos a toda la familia: "le deseo a Archie y a sus padres salud y felicidad".