La estabilidad de Jordania se ha visto seriamente tambaleada este fin de semana a consecuencia de un vídeo del expríncipe heredero Hamzah bin Hussein que, mediante su abogado, ha hecho llegar a la BBC y en el que denuncia encontrarse bajo arresto domiciliario. Tal y como él mismo explica en la grabación, este sábado el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas le informaba en su dominicilio de que "no se me permitía salir, comunicarme con la gente o reunirme con ellos, porque en las reuniones en las que estuve presente, o en las redes sociales relacionadas con las visitas que hice, hubo críticas al Gobierno o al Rey".

Artículo relacionado

Una noticia por la que se le ha acusado de conspiración contra el rey Abdalá II, su hermano por parte de padre, y que su madre, Noor de Jordania, no ha tardado en comentar a través de redes sociales: "Rezo por que la verdad y la justicia prevalezca para todas las víctimas inocentes de esta calumnia malvada. Que Dios les bendiga y les mantenga a salvo".

Abdalá y Rania de Jordania

Las polémicas declaraciones han sido desmentidas por parte de las Fuerzas Armadas de Jordania, sin embargo, sí han sido detenidas por las mismas razones otras personas como el exministro de Finanzas, Bassem Awadallah y Sharif Hasan bin Zaid, un miembro de la Familia Real.

Tal y como ha informado la agencia oficial de noticias Petra, el príncipe Hamzah bin Hussein asegura que no forma parte de ningún complot contra el soberano tal y como se está especulando en su país, mientras que los medios hablan incluso de un supuesto intento de golpe de estado.

El viceprimer ministro jordano, Ayman Safadi, ha dado una rueda de prensa en la que ha asegurado que "los servicios de seguridad, a través de investigaciones exhaustivas (...) hicieron un seguimiento de las actividades y movimientos del príncipe Hamzah bin al Husein, Sharif Hasan bin Zaid y Basem Awadallah, así como de otras personas teniendo como objetivo la seguridad y estabilidad del país", ha informado RTVE.