La pequeña Maria Alexandra ha traído la alegría a la Familia Real de Rumanía. El bebé, que llegaba al mundo el pasado 7 de noviembre en el hospital Polizu de Bucarest, es la primera hija en común de Nicholas Medforth-Mills -nieto del fallecido Miguel de Rumanía- y su mujer Alina-Maria Binder.

Artículo relacionado

Y ha sido precisamente su padre el que anunciaba la buena nueva indicando que tanto la recién nacida como la madre se encontraban bien. "Es para mí un gran placer anunciar el nacimiento de mi hija Maria Alexandra, el 7 de noviembre a las 20.05 en el hospital Polizu de Bucarest. Alina y nuestra hija están bien y sanas. Este es un momento muy especial para nuestra familia y estamos agradecidos por el apoyo y la emoción compartida de los rumanos, pero sobre todo por los esfuerzos del personal médico durante estos tiempos difíciles. Ayúdanos señor".

Nicolás de Rumanía

Nicolás de Rumanía y Alina-Maria Binder, padres de su primera hija en común.

Periódico El Rumano

Maria Alexandra no es la primera hija de Nicolás de Rumanía ya que en 2016 vino al mundo Iris Anna Cirjan, fruto de su relación con la activista Nicoleta Cirjan. El nacimiento de esta niña supuso el enfado de su abuelo Miguel, quien aseguraba que su nieto "no había hecho nada para aclarar la paternidad". Fue entonces cuando el mandatario le excluyó de la línea sucesoria al trono del país además de quitarle el título de príncipe y la calificación de Alteza Real.

A la muerte del soberano, la Familia Real volvía a unirse, y fue su hija Margarita, tía de Nicolás y hermana de su madre Elena, la que le sucedía en el trono. Sin embargo, semanas antes ningún miembro de la familia acudía a la boda entre el joven y su prometida Alina-Maria, quienes contrajeron matrimonio civil en Reino Unido. Tampoco acudieron al enlace religioso celebrado en octubre de 2018.