Meghan Markle y el príncipe Harry se han convertido en los auténticos protagonistas del fin de semana. Los duques de Sussex han reaparecido por la puerta grande con un viaje a Nueva York de tres días en los que no han dejado nada al azar, tampoco en lo que a estilismo se refiere. Eso sí, no han podido evitar que las críticas se reproduzcan debido al desorbitado precio de sus looks.

Artículo relacionado

Los duques de Sussex hicieron su aparición estelar el pasado sábado, al participar en el evento mundial Global Citizen Live, en el Central Park. Una ocasión para la que Meghan Markle lució un minivestido de alta costura de Valentino que forma parte de su nueva temporada y que cuesta 3.800 euros. Como complementos, la exactriz optó por unos pendientes de diamantes que, según algunos expertos, serían los Galanterie de Cartier, valorados en 14.000; una pulsera Love de Cartier, que roza los 6.000; y el reloj Cartier Tank de la princesa Diana, con un coste de 10.000 euros. En total, la duquesa de Sussex firmó un look que alcanzó los 33.800 euros.

Meghan Markle y Harry
Gtres

Sin embargo, el derroche de Meghan Markle no quedó ahí. Esa misma mañana, Meghan optó por un abrigo camelo de Max Mara de 3.700 euros para visitar la ONU, en donde se reunieron con la. subsecretario general de la organización, Amina Mohammed.

Artículo relacionado

Durante el sábado, la mujer del príncipe Harry eligió un abrigo holgado de cachemir color granate de Loro Piana valorado en 4.500 euros para visitar la escuela PS 123 Mahalia Jackson de Harlem. Una prenda que combinó con unos pantalones de tiro alto a juego de 1.500 euros y unos Manolo Blahnik de 5.000 euros.

Meghan Markle y el príncipe Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry han reaparecido este jueves en Nueva York

GTRES

Por su parte, para su primer acto público, el pasado jueves, Meghan Markle optó por un abrigo de Emporio Armani y unos zapatos de Aquazurra. Unos looks, que en su conjunto, podrían alcanzar un gasto estimado de alrededor de 78.000 euros, según el diario ‘Daily Mail’. Una cifra estratosférica que han vuelto a despertar todas las críticas contra la duquesa.