Magdalena de Suecia lleva una vida tranquila, dedicada a su familia en su casa de Miami, donde se mudó con su familia por motivos profesionales de su marido, Chris O’Neill. Allí, junto a sus tres hijos, Leonore, Nicholas y Adrienne, está volcada en su faceta de escritora de libros infantiles, además de colaborar con diferentes asociaciones benéficas.

Artículo relacionado

Al otro lado del charco, lejos de su familia en Suecia, la princesa ha abierto las puertas de su casa para hablar de su día a día en Florida. Y ha sido precisamente en estas declaraciones cuando ha desvelado un pequeño secreto que tenía guardado desde la boda de su hermano Carlos Felipe.

Fue en el mismo enlace del príncipe con su esposa Sofía, el 13 de junio de 2015, cuando Magdalena, embarazada ya de nueve meses del pequeño Nicolás, asistió con una enorme barriga de la mano de su esposo y la pequeña Leonore, su hija mayor .

Magdalena de Suecia
Gtres

En una entrevista concedida a la revista sueca Mama, la royal ha confesado que tuvo varias contracciones durante la ceremonia de boda de su hermano, y ella solo pensaba en no romper aguas en medio de la iglesia. Mientras los novios se daban el "sí, quiero", estuvo aguantando los síntomas previos al parto, un parto que a pesar de que no fue ese mismo día, no tardó en llegar.

Magdalena dio a luz dos días después del enlace, el 15 de junio de 2015, a su segundo hijo, el príncipe Nicolás, en el hospital de Danderyd, situado al norte de Estocolmo. Sin duda, otra inolvidable noticia para aquel verano de la Casa Real. Casi tres años más tarde, la hija pequeña de los reyes de Suecia y su marido tuvieron a la princesa Adrienne, que nació en la madrugada del 9 de marzo de 2018 en el mismo hospital que su hermano.