El palacio de Buckingham se ha convertido en el centro de todas las miradas después que se emitiera la más que esperada entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah Winfrey. Tras la charla en la que los duques de Sussex dejaron frases para el recuerdo y que ha suscitado todo tipo de reacciones, muchos esperan con ansia la respuesta de la reina Isabel II y el resto de la familia real británica. Algo que, hasta el momento, no se ha producido.

Artículo relacionado

Como si nada hubiera pasado, los miembros de la familia real británica han continuado impasibles con sus respectivas agendas oficiales como ha sido el caso de Kate Middleton. Mientras que todos los focos se centraban en Meghan y Harry, la duquesa de Cambridge ha mantenido una reunión por videoconferencia con Jasmine Harrison, una mujer que ha batido todos los récords tras cruzar en solitario y a remo el Atlántico con apenas 21 años.

Un acto en que, aunque no ha hecho ninguna mención a la entrevista del momento, Kate Middleton sí que ha querido mandar un claro mensaje a Meghan Markle. En concreto, la mujer del príncipe Guillermo ha optado por lucir unos pendientes de 85 libras (casi 100 euros) de la empresa de joyas Missoma. Un gesto muy significativo ya que, según ha publicado el Daily Mail, la marca en cuestión es una de las favoritas de la exactriz.

Todo después de que Meghan Markle también hablara sobre su relación con Kate Middleton en su entrevista a Oprah Winfrey. La duquesa de Sussex aclaró que fue su cuñada quien la hizo llorar en mayo de 2018, cuando se encontraba ultimando los preparativos de su boda, y no al contrario, como hasta ahora se creía.

Artículo relacionado

“Unos días antes de la boda, ella [Kate] estaba disgustada por algo relacionado con los vestidos de las niñas, y eso me hizo llorar, hirió mis sentimientos. Pensé que, teniendo en cuenta el contexto de todo lo que estaba ocurriendo esos días, y sabiendo lo que estaba pasando con mi padre, no tenía sentido no apoyarme como estaba haciendo todo el mundo”, aseguró Meghan, antes de describir a su cuñada como “una buena persona” que posteriormente se disculpó.