Son pocas las apariciones que Kate Middleton ha hecho desde que regresó de sus vacaciones de verano. En mes y medio apenas la hemos visto cinco veces. Pero han dado para mucho. En todas ellas ha habido algo que ha llamado la atención. Su color de pelo está cambiando a un ritmo acelerado. Unos cambios que demuestran que la duquesa de Cambridge no termina de encontrar el tono que más le gusta para su cabello.

Artículo relacionado

En su primer acto oficial tras comenzar el nuevo curso, la mujer del príncipe Guillermo sorprendió luciendo un tono mucho más castaño que el que acostumbraba a llevar. Se unía así a la tendencia de las mechas para dar más luminosidad a su rostro a través del color de su pelo. Pero ese tono le duró poco. La duquesa de Cambridge ha querido arriesgar aún más con su cambio y cuando hace unos días acudió al Museo de Historia Natural, lució un color de pelo con el que volvió a sorprender porque apareció…¡Mucho más rubia!. Un tono que sin duda favorece mucho a Kate.

Kate, más rubia

Además la duquesa de Cambridge sabe con qué colores tiene que jugar en su ropa para potenciar aún más la luminosidad que le aporta su pelo. Durante su visita al museo lució un jersey de punto burdeos que se agotó en tiendas en tan solo unos minutos. Ese color contrastaba con el de su cabello, una acierto con el que lució muy deslumbrante. Y si en el color ha cambiado, en la forma de peinar su melena también. Ahora su pelo luce con más capas y no potencia tanto las ondas que hasta ahora se habían convertido en una de sus señas de identidad. ¿Mantendrá Kate durante un tiempo este tono y este peinado, o en su próxima aparición volverá a sorprender con un nuevo cambio?