Prometía ser la fiesta del año en Reino Unido y, a juzgar por la cantidad de titulares que está generando, parece que ha cumplido todas las expectativas. Días después de que haya tenido lugar, todavía se siguen analizando detalles del Jubileo de Platino de Isabel II. Entre ellos, el distanciamiento de los duques de Sussex y los de Cambridge, al que ahora se ha sumado un nuevo capítulo gracias al agudo ojo de lo fans de la casa real británica, que han descubierto las caras de incomodidad que protagonizó Kate Middleton durante el servicio religioso en honor a la monarca que se celebró el pasado viernes en la catedral de St. Paul.

@loulabelle1000 There she is… #katemiddleton#markle#meghanmarkle#meghanharry#jubilee#platinumjubilee#thequeen#princewilliam#princecharles#fyp#xyzbca♬ She Knows - J. Cole

En concreto, en los vídeos que han recuperado algunos fans de la familia real británica en las redes sociales, se puede ver perfectamente como Kate Middleton mira en más de una ocasión al lugar en el que se encontraban sentados Meghan Markle y el príncipe Harry. Aunque es difícil saber si realmente clava su mirada en ellos, lo que sí que queda claro es que en su rostro se dibuja una mueca que refleja su disgusto.

Artículo recomendado

Pilar Eyre tira de la manta y destapa el golpe sobre la mesa de Isabel II con Kate Middleton

Pilar Eyre tira de la manta y destapa el golpe sobre la mesa de Isabel II con Kate Middleton

Este, no obstante, no es el único vídeo que han rescatado los seguidores de Kate Middleton en el que deja claro su incordiad. En otro momento de la misa, la duquesa de Cambridge mira hacia abajo con un semblante muy serio, a lo que el príncipe Guillermo le dice algo con cara de resignación. Una actitud que ha llamado mucho la atención, ya que tanto a la salida como a la entrada a la catedral de St. Paul, ella se mostró muy sonriente y cercana.

@francispagemedia#katemiddleton#princewilliam#queen#fyp#foryou♬ Can We Kiss Forever? - Kina

Según los seguidores de Kate Middleton, su rostro es consecuencia de la presencia de Meghan Markle y el príncipe Harry, aunque también cabe la opción que simplemente no se encontrara bien o se emocionara durante la cita. Aún así, sí que queda claro que el encuentro entre los cuñados no fue muy cordial, ya que ni tan siquiera coincidieron en público.