Corinna no declarará el próximo 28 de septiembre como investigada por el caso Villarejo. El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha acordado aplazarla por el momento, a la espera de pedir formalmente a las autoridades británicas poder interrogarla en la embajada de España en Londres, donde reside.

Artículo relacionado

Según el auto del juez, al que ha tenido acceso el diario El Mundo, Corinna iba a declarar por videoconferencia desde la embajada de Londres debido “a la actual crisis sanitaria generada por la enfermedad del COVID-19, y las consiguientes limitaciones y restricciones impuestas por el Gobierno del Reino Unido a los ciudadanos residentes en aquel país que viajan desde el territorio de España”.

Rey Juan Carlos y princesa Corinna
Gtres

Sin embargo, el titular del Juzgado Central número 6 de la Audiencia Nacional ha estimado parcialmente le recurso de la Fiscalía Anticorrupción, que alertaba al juez que para que se pudiera producir la comparecencia por videollamada desde Londres, aunque fuera en la embajada española, era necesario cursar una petición a Reino Unido. Por ello, ha optado por suspender su declaración sine die.

Si todo hubiese sucedido tal y como estaba previsto. Corinna Larsen habría declarado por el caso Villarejo ha principios de mes. El magistrado la citó en un primer momento para el día 7 y aceptó su declaración por videoconferencia, ya que la empresaria se ha negado en varias ocasiones a abandonar Reino Unido para colaborar con las autoridades españolas. Posteriormente, el juez fijó el 28 de septiembre, aunque finalmente este día tampoco se pondrá ante la justicia.

Artículo relacionado

Mientras tanto, la exposición mediática de Corinna continúa aumentando. La empresaria concedió una entrevista la pasada semana a Paris Match en la que cuenta nuevos detalles sobre su relación con el Emérito y el resto de la familia real. Junto a sus palabras, además, llamó poderosamente la atención una imagen del rey Juan Calos de lo más personal: en bermudas, con la gorra hacia atrás y barba de varios días.