Si hay alguien a quien la ruptura del matrimonio formado por la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin ha afectado esos son sus hijos. Juan, Pablo, Miguel e Irene han visto cómo las fotos de su padre con Ainhoa Armentia que ‘Lecturas’ publicó en exclusiva hace dos semanas han marcado un antes y un después en sus vidas. Y teniendo en cuenta que cada uno tiene una forma de ser diferente, cada uno lo está llevando de la forma que mejor puede. Pero como ocurre con todas las situaciones, siempre hay alguien que lo pasa peor. En este caso es Juan Urdangarin. Tal y como cuenta Pilar Eyre en el blog que tiene en nuestra revista, el hijo mayor de la infanta Cristina y su hasta hace poco marido es el que más ha sufrido de los cuatro tras ver las imágenes de su padre con Ainhoa Armentia.

Artículo recomendado

Los siguientes pasos de Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia, apostando totalmente por su relación

Los siguientes pasos de Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia, apostando totalmente por su relación

Cuando saltó la noticia de la ruptura de sus padres, Juan Urdangarin se mantuvo al margen. Ni siquiera se sabía dónde se encontraba cuando esta información salió a la luz. Después se ha sabido que ha estado en Madrid y que intenta seguir con su vida con normalidad. Pero esto es algo que le está costando porque tal y como escribe Pilar Eyre en su blog, “ha sido el que más ha sufrido por la situación paterna y ha recibido ayuda profesional”. Así que poco a poco, el primogénito de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin tendrá que digerir esta situación que no le resulta nada fácil.

Juan Urdangarin

Juan Urdangarin, el hijo mayor de la infanta Cristina e Iñaki.

Gtres

Además de Juan Urdangarin, lo que se conoce de las reacciones de los hijos de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin demuestra que cada uno lo lleva de forma distinta. Mientras que Pablo se ha convertido en el portavoz de la familia y ha dado muestra de su templanza, educación y madurez, Irene y Miguel se mantienen al margen de las cámaras e intentan continuar con su día a día con total normalidad, ella en Ginebra junto a su madre y él en Londres, ciudad donde cursa sus estudios.