Mónaco tiene una gran tradición circense y con motivo del Día Internacional del Circo, el Teatro Princesse Grace ha acogido una función benéfica a favor del pueblo ucraniano y, como siempre, miembros de la familia real monegasca han estado apoyando este espectáculo. La princesa Estefanía, en calidad de presidenta del Festival Internacional de Circo de Montecarlo, no podía faltar y en esta ocasión ha estado acompañada de sus hijas Pauline Ducruet y Camille Gottlieb, y se ha llevado a sus sobrinos, los hijos del príncipe Alberto y Charlenede Mónaco Jacques y Gabriella.

Artículo recomendado

Alberto de Mónaco ve trastocados sus planes de Semana Santa al dar positivo en covid por segunda vez

Alberto de Mónaco ve trastocados sus planes de Semana Santa al dar positivo en covid por segunda vez
Jacques y Gabriella

Los príncipes Jacques y Gabriella asistieron al festival con su tía Estefanía.

Gtres

La princesa Charlene sigue sin aparecer en público, pese a que ya regresó a Mónaco tras varios meses recuperándose en una exclusiva clínica suiza de rehabilitación. Los gemelos Jacques y Gabriella estuvieron echándola de menos durante todo ese tiempo, ya que solo habían podido verla en Navidad. Con todo, la no aparición en público de Charlene pone en duda si realmente se encuentra en palacio o si, tras su regreso, está recluida en algún otro lugar. Algunas informaciones apuntan a que Charlene podría haber cogido un vuelo privado en Niza y se habría trasladado a Córcega, lo que supondría una nueva separación de la princesa y su familia y que aviva una vez más los rumores de crisis matrimonial.

Tanto misterio tiene en vilo a los monegascos que, en los últimos días, también han visto cómo su soberano, el príncipe Alberto, caía por segunda vez víctima del coronavirus. Según el periódico italiano Corriere de la Sera, esta 'huida' a Córcega de la princesa sería la condición impuesta por ella para no divorciarse. Desde palacio, el mensaje que se transmite es ajeno a esos rumores. "Su recuperación va por buen camino", dicen, pero ni una sola palabra de cuándo volveremos a ver en público a la princesa.