La infanta Elena se ha convertido, sin quererlo, en la protagonista indirecta de la familia del Rey. Su visita a don Juan Carlos en Abu Dabi (Emiratos Árabes) hace apenas unos días y las informaciones que aseguran que el rey emérito tiene previsto volver a España por Navidad han señalado a la hermana de Felipe VI como la persona que acogerá a su padre en estos momentos tan delicados para él.

Artículo relacionado

La infanta Elena no piensa dejar a don Juan Carlos a su suerte y es que por todos es conocido la relación especial que existe entre padre e hija. Pero mientras se resuelve la vuelta o no del emérito a nuestro país, la madre de Froilán y Victoria Federica se mantiene 'ajena' a las polémicas y sigue disfrutando de su día a día.

Este jueves, aprovechaba una quedada entre amigas para salir a comer a uno de los restaurantes italianos de moda de la capital: Bel Mondo. Un local recientemente nuevo que se ha convertido en el centro de reunión de influencers y al que parece que también ha caído rendida la infanta.

Infanta Elena
Gtres

Con cabello suelto y cubierta por sombrero de color borgoña, pañuelo estampado y plumas azul, la infanta Elena fue fotografiada a su salida del restaurante donde le estaba esperando un coche que la llevó directamente a su domicilio.

La última vez que vimos a la infanta Elena fue el pasado mes de septiembre, durante el entierro de Jaime Carvajal y Hoyos, marido de Xandra Falcó. Aquel día y tal y como lleva haciendo en los últimos tiempos evitó encontrarse con los Reyes. Desde que don Felipe llegara al trono son contadas las ocasiones en las que doña Elena ha coincidido con su hermano o su cuñada, un ejemplo más de la nula relación que existe entre ellos.