No solo el desplazamiento a Marbella de los hijos de la infanta Elena, Froilán y Victoria Federica, ha indignado a quienes sí están cumpliendo las restricciones sanitarias. La hermana del rey, la infanta Cristina, también ha realizado otro polémico viaje, al volar desde Ginebra hasta Vitoria para estar unos días con su marido, Iñaki Urdangarin.

La polémica viene dada porque el País Vasco está cerrado perimetralmente, es decir, no se puede entrar o salir salvo causa justificada y las visitas familiares no están contempladas como desplazamientos esenciales. Sí están permitidos los vuelos desde y hacia el extranjero, aunque las autoridades sanitarias o los recomiendan para no seguir alimentando la expansión de la pandemia.

Artículo relacionado

Iñaki Urdangarin eligió Vitoria, donde reside su madre, Claire Liebaert, y la prisión alavesa de Zabala para pasar el tercer grado de su condena por el caso Nóos. De lunes a jueves, Urdangarin duerme en prisión, mientras que el fin de semana lo hace en la casa materna. Entre semana, además, el ex duque de Palma trabaja en un bufete de abogados de Vitoria.

Inicialmente, resultó muy extraño que Urdangarin eligiera irse a vivir con su madre antes que con su mujer o con alguno de sus hijos que residen en España, como Juan, que vive en Madrid, o Pablo, que reside en Barcelona. Sus otros dos hijos, Miguel, estudia en Londres, mientras que Irene, la menor de los cuatro, vive en Ginebra con su madre.

Sea como fuere, la infanta Cristina ha aprovechado estos días de asueto para viajar a Vitoria y estar junto a su marido y su suegra. Se les ha podido ver paseando en compañía de dos de los hermanos de Iñaki, Lucía y Mikel. Esta sería, al menos, la tercer visita de Cristina a Vitoria, tras la que realizó las pasadas navidades y otra en 2020.

La infanta Cristina protagonizó recientemente otro viaje polémico, el que realizó junto a su hermana, la infanta Elena, a Abu Dabi, aparentemente para visitar a su padre, el rey emérito, que vive en Emiratos Árabes desde el pasado mes de agosto. El viaje de las infantas, sin embargo, tuvo otro motivo y fue la vacunación contra el coronavirus.