La infanta Cristina se enfrenta a su primer verano sin Iñaki Urdangarin y a juzgar por su imagen tranquila y relajada está decidida a exprimirlo al máximo. Mientras su exmarido pasea su amor por Ainhoa Armentia por las playas de Bidart, la hermana de Felipe VI viaja a España recurrentemente y se ha dejado ver este viernes por Santader con motivo de la celebración del 'VII Encuentro de empresas multilatinas' organizado por la Universidad Internacional Menendez Pelayo (UIMP).

Artículo recomendado

Cristina de Borbón se retoca la cara: así es su gran cambio físico

Cristina de Borbón se retoca la cara: así es su gran cambio físico

Muy sonriente, la infanta Cristina llegaba al palacio de la Magdalena presumiendo de nueva imagen, sin su característica verruga, y ataviada con un look muy cómodo y elegante compuesto por pantalones de lino, cuerpo de volantes de color topo y blazer blanca. Llama la atención que la segunda hija de los reyes eméritos, de 57 años, sigue luciendo su anillo de casada a pesar de todo. Un gesto que daría pie a pensar que se niega a dar carpetazo al amor de su vida, al menos, hasta firmar el divorcio.

En los últimos años, doña Cristina ha disfrutado de sus vacaciones familiares por Bidart donde se dejaba ver no solo en compañía de su marido o sus hijos sino también de toda su familia política, con los que no ha perdido el contacto. Este año habrá un cambio de planes y aunque tampoco se la espera en Palma de Mallorca, donde sí estarán los Reyes, lo que está claro es que gozará de unos días de asueto con sus cuatro hijos, así como de alguna escapada con su hermana o amigos.

Cristina de Borbón, totalmente renovada, está decidida a empezar una vida nueva que pasa por visitar más asiduamente nuestro país, algo que no puede hacer más feliz a la reina Sofía.