La polémica vacunación de las infantas Elena y Cristina en Abu Dhabi en una de sus visitas a don Juan Carlos ha caído como un auténtico jarro de agua fría en la Casa Real. Tras confirmarse la noticia por parte de la primogénita de los reyes eméritos: "Se nos ofreció y accedimos", la casa del Rey se desligaba de manera tajante de las acciones de las hermanas de Felipe VI dejando claro que no forman parte de la familia real.

Debido al revuelo que se ha creado alrededor de las infantas tras esta decisión, Elena se ha convertido en el foco de todas las críticas dejando en un segundo plano a su hermana Cristina, que reside en Ginebra desde hace más de ocho años. La madre de Froilán y Victoria ha seguido con su trabajo diario en la Fundación Maphre y llamaba la atención como durante tres días consecutivos se le ha visto accediendo al palacio de la Zarzuela a visitar a su madre, tal y como se ha informado desde la institución.

Artículo relacionado

Ni la nueva etapa de Iñaki Urdangarin en Vitoria y mucho menos la controversia creada entorno a su vacunación en Emiratos Árabes ha hecho que la infanta Cristina regrese a España. La exduquesa de Palma sigue una vida muy relajada en Ginebra donde reside con su hija Irene, de 15 años, al margen de las polémicas.

Con la ansiada libertad de su marido, su futuro más próximo pasa por su vuelta a España, aunque por el momento no hay fecha para ello. Cristina es la nueva presidenta del Patronato de IsGlobal (Instituto de Salud Global de Barcelona) y su idea en empezar desde 0 con su vida en Barcelona, más cerca de familiares y amigos. A priori, Irene estudiará Bachillerato en España y qué mejor que la Ciudad Condal donde también reside su hijo Pablo.