Hace unos días salía a la luz la sentencia del juicio entre la princesa Haya de Jordania con su ya exmarido, Mohamed bin Rashid Al Maktum. Pese a los repetidos intentos del emir de Dubái por que no se dieran a conocer los primeros resultados del caso, la BBC publicaba algunos detalles entre los que se le acusaba de "secuestro forzoso y tortura" de dos de sus trece hijas.

Artículo relacionado

A pesar de que la princesa es hermana del rey de Abdalá de Jordania, el soberano a penas de ha pronunciado con respecto al caso con el fin de evitar problemas diplomáticos. Únicamente, el pasado mes de septiembre, el mandatario le echaba "un cable" a Haya nombrándola jefa adjunta de la misión de la embajada jordana en Reino Unido, un cargo que le otorgaba inmunidad frente a su exmarido.

Haya de Jordania
Gtres

Un amparo que ha resultado muy escaso dada la dimensión del asunto, así como la posición social de Abdalá. Sin embargo, la royal sí ha encontrado más ayuda en su otro hermano, el príncipe Ali, que ha querido utilizar las redes sociales para mostrarle su total apoyo a Haya, que ahora respira tranquila después de que la justicia le haya dado la razón y la custodia de sus dos hijos, Jalila y Zayed.

"Con mi querida hermana. Que Dios la bendiga", publicaba Ali Al Hussein a través de su cuenta de Twitter con una imagen de los dos hermanos. Unas palabras que han dado la vuelta al mundo con más de 5000 likes y RTs, así como un sinfín de comentarios a favor de la princesa.

Ali, Haya y el rey Abdalá II son hijos del rey Hussein I y su tercera esposa, Alia, quien murió en un accidente de helicóptero en Amán. De 44 años, Ali es una de las manos derechas del soberano y ejerce como presidente de la Federación de Fútbol de Jordania. Está casado con Rym Brahimi y tiene dos hijos, Jalila y Abdalá.

Tras conocerse la sentencia entre la princesa y el emir de Dubái, quizá la familia de Haya comience a pronunciarse ante el caso mostrando algo más de apoyo hacia ella. Lo que está claro es que, aunque no sea de manera pública, la royal está arropada por si familia y puede vivir un poco más tranquila sabiendo que nadie obligará a sus hijos a volver a Emiratos.