La Casa Real noruega recibe por fin buenas noticias. El rey Harald, que fue hospitalizado hace exactamente una semana debido a unos mareos, ha recibido el alta. El monarca de 82 años era ingresado en el Hospital Nacional de Oslo el pasado día 8 con el fin de paliar las molestias que estaba sintiendo, pocos días más tarde de otra reciente alarma por su estado de salud justo antes de Navidad debida a una infección vírica.

Artículo relacionado

Según un comunicado publicado por la Corona noruega, durante la semana que el soberano ha permanecido bajo las atenciones médicas su salud no revistió gravedad ninguna. La decisión de los doctores de que permaneciera unos días en observación no ha sido más que preventiva. Eso sí, Harald continuará de baja unos días más, ya descansando en Palacio, su residencia habitual. Los mareos que ha sufrido el esposo de Sonia de Noruega de desencadenaron al sufrir una alteración del equilibrio provocada por alguna de las partes del organismo que se encargan de controlar la orientación especial.

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

Mientras se encuentre en reposo, será su hijo Haakon de Noruega quien atienda su agenda y se encargue de recibir las visitas del monarca. Precisamente este lunes realizaba la visita que su padre tenía previsto realizar al Consejo Noruego para los Refugiados en Oslo.

Por el momento pasará un tiempo hasta que se vuelva a ver al monarca en un acto público, al menos hasta el día 20 de enero, según indicaba el comunicado oficial. Así, el heredero ha visitado este miércoles una fábrica de cemento, este jueves recibirá en una audiencia al ministro de Relaciones Exteriores, un día más tarde se reunirá con el representante de la Sociedad Militar de Oslo y recibirá al embajador de Vietnam para concluir la semana viajando hasta Bergen con motivo del 950 de su fundación. También la próxima semana, el primogénito de los reyes Harald y Sonia seguirá de regente en una reunión con el jefe de la Fuerza Aérea de Noruega y con un medallista.