20 años no son nada. Así podrían confirmar Felipe y Matilde de Bélgica que dos décadas de amor se han pasado en un abrir y cerrar de ojos. Los reyes belgas celebran hoy 4 de diciembre su 20º aniversario de boda, un enlace que celebraron cuando él tenía 39 años, y ella, 26, en la catedral de St. Michel et Sainte-Gudule

Artículo relacionado

Los 13 años de diferencia no han sido impedimento para que su amor se fortaleciera día tras días. Ahora, cuatro hijos más tarde, una investidura y un sinfín de historias que contar, la pareja royal ha concedido una entrevista al canal de televisión RTBF en la que rememoran con mucho cariño su noviazgo y su posterior enlace.

Para conmemorar esta fecha tan especial, la Casa Real ha publicado dos nuevas fotografías del matrimonio con los que ha querido agradecer "las cálidas felicitaciones" recibidas desde todos los rincones del mundo. Posando en los jardines del Palacio de Laeken de Bruselas, residencia habitual de la familia, Felipe y Matilde han protagonizado dos instantáneas que ya forman parte de la historia de la de Bélgica.

Felipe y Matilde de Bélgica
Royal Palace, Belgium

En las imágenes, de estética muy otoñal, la reina aparece con una chaqueta de terciopelo de color caldera, jersey de cuello vuelto, mientras que el monarca ha optado por una chaqueta de cuadros en tonos verdes y naranjas y un jersey de cuello vuelto oscuro. La pareja aparece primero delante de un bonito árbol al que se le están cayendo las hojas.

En la segunda fotografía, el matrimonio está sentado en un banco de los jardines en compañía de dos de sus perros, un westy, en el suelo, y un yorkshire, que descansa plácidamente sobre el regazo de la monarca.

Felipe y Matilde de Bélgica
Royal Palace, Belgium

Con el fin de acercarse más al pueblo belga, el pasado viernes RTBF emitió la entrevista realizada hace unos días, en la que los reyes se sinceran sobre s historia de amor, contando diferentes anécdotas e historias de su romance. "Es absurdo tratar de entender cómo funciona un matrimonio. Es un misterio. Pero el amor sigue ahí, como una llama que hay que cuidar para que se mantenga encendida. Es cierto que la gente cambia con los años, pero seguimos muy enamorados", afirmaba el monarca. Por su parte, Matilde de Bélgica comentaba con gesto cómplice: "Sigue sorprendiéndome. Cada día aprendo algo nuevo de él, como su faceta artística o su pasión por la música".

Felipe y Matilde fueron los primeros royals de su generación en casarse y convertirse en reyes. Dos décadas más tarde, continúan desprendiendo cariño, confianza y complicidad, lo que les convierte en el mejor ejemplo para los ciudadanos de su país.