El pasado 28 de mayo, Mafalda de Bulgaria y Marc Abousleiman se convirtieron en marido y mujer en una ceremonia secreta celebrada en Mallorca. En enlace ha estado marcado por la asistencia de la infanta Cristina, algo que le ha hecho recuperar la sonrisa tras las últimas polémicas protagonizadas por la nueva vida de Iñaki Urdangarin, ya que la hija de doña Sofía ha tenido la oportunidad de reencontrarse con su amiga Rosario Nadal y su primo Kyril de Bulgaria. Aunque son muy pocos los datos que han trascendido sobre la boda, por fin sabemos cuál es el destino elegido por el matrimonio para disfrutar de su luna de miel.

Artículo recomendado

La infanta Cristina disfruta en Mallorca de la preboda de Mafalda de Bulgaria

La infanta Cristina disfruta en Mallorca de la preboda de Mafalda de Bulgaria

Tal y como ha podido saber Vanitatis, Mafalda de Bulgaria y Marc Abousleiman, tras celebrar su idílica boda, han puesto rumbo a Marrakech en clase business. Los recién casados han optado por este destino exótico para celebrar su luna de miel y no piensan escatimar en gastos.

Aunque por el momento se desconoce la ruta que han organizado por Marruecos, tanto Mafalda de Bulgaria y Marc Abousleiman tenían muchas ganas de viajar a esta ciudad. Allí tendrán la oportunidad de visitar los rincones más emblemáticos, como la plaza Jamaa el Fna (el centro neurálgico de Marrakech), el Zoco, el antiguo barrio judío, los jardines Majorelle, la muralla, la mezquita Koutoubia, entre otras muchas cosas. Además, podrán deleitarse con la gastronomía local.

 Mafalda de Bulgaria y Marc Abousleiman

 Mafalda de Bulgaria y Marc Abousleiman paseando.

Gtres

Artículo recomendado

Mafalda de Bulgaria encuentra en sus padres el mayor apoyo para convertirse en cantante

Mafalda de Bulgaria encuentra en sus padres el mayor apoyo para convertirse en cantante

Mafalda de Bulgaria y Marc Abousleiman piensan aprovechar al máximo estos días de vacaciones que tienen por delante. Y es que al igual que ha ocurrido con su boda, han blindado su luna de miel y no hemos podido ver a los tortolitos disfrutando del viaje más especial de su vida.