La Navidad a la vuelta de la esquina comienza a regalarnos las estampas mas entrañables del año, y las Casas Reales se convierten en el objetivo perfecto para protagonizar instantáneas que quedarán para el recuerdo.

Artículo relacionado

Y así ha sido en la Familia Real sueca. A través de varias fotografías, los príncipes Estelle y Oscar - de siete y tres años, respectivamente-, hijos de Victoria y Daniel de Suecia, han sido protagonistas en los actos por el Día de Santa Lucía, una festividad que se celebra este viernes y que está muy arraigada en los países escandinavos.

"Con velas en sus coronas, la princesa Estelle y el príncipe Oscar saludan a la Navidad. ¡Feliz día de Santa Lucía!", es el mensaje que acompaña las tres instantáneas que firmaba la fotógrafa Sara Friberg. En ellas, la pequeña princesa, como toda una amazona subida a su poni blanco, va vestida con un traje rojo de terciopelo y lleva una corona con velas. Su compañero de cuatro patas también luce un divertido gorro de Papá Noel, así como una bonita trenza y unos cascabeles. A su lado, su hermano, igual de risueño y con su correspondiente vela entre las manos.

Estela de Suecia
© Sara Friberg/Kungl. Hovstaterna

La siguiente imagen muestra a la primogénita herederos de Suecia en lo que parece el establo real, de nuevo subida en su caballo. Y en la última, el príncipe Daniel posa con su correspondiente corona encima de otro pequeño poni. Pese a tener solo tres años, el benjamín de la familia no duda en seguir los pasos de su hermana, camino de convertirse en un otra gran jinete.

Oscar de Suecia
Sara Friberg/Kungl. Hovstaterna

La festividad de Santa Lucía viene de una tradición medieval que narra la leyenda de una niña con velas encendidas en el cabello, que suministró de panecillos a un pueblo hambriento. Actualmente, la fecha sirve para anunciar la Navidad y se realizan desfiles por las calles en los que los más pequeños van vestidos con una túnica blanca y capirotes blancos decorados con estrellas amarillas y luces. Hace un año, los príncipes Oscar y Estella también fueron partícipes de esta tradición, y posaron para el objetivo de su madre en uno de los salones de palacio.