Durante el pasado mes de julio, Ernesto de Hannover protagonizó un episodio con el que parecía haber tocado fondo al terminar ingresado en un centro psiquiátrico. Sin embargo, días más tarde volvía a convertirse en centro de atención presentándose con un bate de béisbol en la comisaría de Policía, dispuesto a "vengarse" de los agentes que lo arrestaron.

Artículo relacionado

Pues bien, el aún esposo de Carolina de Mónaco ha vuelto a las andadas. Tal y como ha informado el diario austriaco Kronen, el jefe de la depuesta Casa Real de Hannover terminaba siendo detenido este lunes en Wels, una ciudad austriaca cercana a la finca donde vive actualmente.

Ernesto de Hannover
Gtres

El motivo ha sido, además de los antecedentes acumulados, la denuncia interpuesta por una empleada de su casa y su marido, quienes lo acusan de amenazas con enviarles a un grupo de matones. A ello se le suma la acusación de haber roto una señal de tráfico y una vitrina de la Fundación Duque de Cumberland, razones de más para que el juez haya decidido que ingrese en prisión.

Pero antes, Ernesto de Hannover parecía estar rodando una auténtica película. Varios agentes de policía tuvieron que rodear su propiedad, situada en la localidad austriaca de Grünau im Almtal, para acceder finalmente a la residencia. Lo hicieron equipados con una cámara que grabó todo el proceso del arresto y así impedir una versión diferente de Ernesto, tal y como declaró con motivo del altercado acontecido el pasado mes de julio.

Ernesto de Hannover
Gtres

Por el momento, el príncipe alemán permanecerá detenido, al menos hasta que se ponga en manos de un especialista. Desde su familia nadie se ha pronunciado al respecto, menos aún de los supuestos problemas mentales que le están metiendo cada vez en peores situaciones.