Charlene de Mónaco ha cumplido uno de sus mayores deseos desde que ingresara en una clínica privada para recuperarse del agotamiento que ha sufrido tras tantos meses en Sudafricana por su enfermedad. La princesa no ve el momento de recuperarse por completo y recuperar el tiempo perdido con sus hijos Jacques y Gabriella, pero la Navidad ha hecho posible que los mellizos hayan podido visitar a su mamá.

Artículo recomendado

La fundación de Charlene de Mónaco cumple nueve años en su ausencia pero con su hermano Gareth Wittstock al frente

La fundación de Charlene de Mónaco cumple nueve años en su ausencia pero con su hermano Gareth Wittstock al frente

El propio Alberto II firmaba un comunicado desde la casa real monegasca anunciando que podrían visitar a Charlene en estas fechas señaladas y ahora, la revista Bunte, ha publicado que dicho encuentro ya se ha producido. Según esta publicación, Jacques y Gabriella junto a su padre, el príncipe Alberto, pudieron reencontrarse con su madre en el centro en el que está ingresada tanto el 23 de diciembre como el día 2 de enero. Un encuentro que seguro ha recargado las pilas de Charlene, que está deseando volver para estar al 100%.

Charlene de Monaco
Gtres

Charlene de Mónaco regresó de Sudáfrica a comienzos de noviembre pero tras unos días en Mónaco decidió internarse en una clínica desconocida -para preservar su intimidad- para terminar de sanarse. Eso sí, en todo momento ha querido estar presente en el día a día de sus niños, a los que felicitó su cumpleaños de una forma muy cariñosa, y también por Navidad. Este reencuentro quizás sea el comienzo de una nueva etapa para Charlene y que pueda volver pronto a casa a retomar su rutina tras muchos meses de angustia.

Jacques y Gabriella de Mónaco
Gtres

De hecho, se comenta que quizás Charlene pueda volver más pronto de lo que puede parecer. Los próximos 26 y 27 de enero Mónaco celebra una de sus fechas más importantes, las fiestas por Santa Devota, su patrona, a las que el príncipe Alberto siempre acude acompañado de su mujer y sus hijos. Un momento perfecto para que la princesa se incorpore a la vida pública después de un año sin compromisos institucionales.