La semana comenzaba con los discursos oficiales de algunos monarcas europeos en los que, además de informar de las nuevas medidas adoptadas con motivo de la crisis sanitaria mundial, lanzaban mensajes de responsabilidad social, tranquilidad, apoyo y agradecimiento.

Artículo relacionado

Entre ellos, Felipe de Bélgica dedicaba sus palabras a los ciudadanos belgas mientras afrontaba el aislamiento de su primogénita, la princesa Elisabeth con motivo del coronavirus. La heredera al trono belga estaba realizando su último curso de bachillerato en prestigioso Atlantic College (UWC), un internado ubicado en Gales, que a comienzos de semana anunciaba que por el momento los alumnos permanecerían allí.

Elisabeth de Bélgica
Gtres

Sin embargo, el centro escolar ha instado a los padres a que los alumnos extranjeros abandonen las instalaciones ante el aumento de casos en el Reino Unido. De tal manera, Elisabeth volverá a reunirse con su familia lo antes posible. "Alentamos la repatriación de la mayor cantidad posible de estudiantes a sus países de origen", publicaba la escuela a través de una circular.

En el Atlantic College hay matriculados unos 350 estudiantes de 120 países. "No hay duda de que el sistema de salud británico se verá abrumado por el covid-19 y esto pone en riesgo a todos los estudiantes que permanecen en el campus. (…) Esta es una decisión que cada familia tendrá que tomar pensando en lo mejor para el alumno. La salud y la seguridad de todos los miembros de nuestra comunidad sigue siendo nuestra principal prioridad y, aunque creemos que algunos empleados tendrán que estar en cuarentena o enfermarán, nos comprometemos a permanecer abiertos para aquellos estudiantes que no hayan podido regresar a sus hogares por las restricciones impuestas en las fronteras o por el riesgo de que enfermen en sus países de origen".

Elisabeth de Bélgica
Gtres

De momento, no se ha confirmado cuándo ni cómo viajará la princesa hasta Bélgica, pero lo cierto es que lo hará lo antes posible. De lo contrario, "es muy probable que los estudiantes necesiten permanecer en el colegio, al menos, durante tres meses", informa el centro.

Los otros hijos de Felipe y Matilde de Bélgica ya se encuentran en casa que el país ha suspendido la educación presencial. El príncipe Gabriel, de 16 años, acude a la escuela internacional privada Watermael-Boitsforg; Emmanuel, de 14, está matriculado en la escuela de educación especial en Kessel, cerca de Lovaina y Eleonore, de 11, acude a Sint-Jan Berchman. Todos a la espera de poder reunirse con la primogénita de la familia lo antes posible.