En cuanto terminaron sus últimos compromisos con la corona británica antes de que se produzca el ‘Megxit’, Meghan Markle puso rumbo a Canadá. El pasado lunes tuvo lugar el acto de la Commonwealth y el martes la duquesa de Sussex dejó Londres para viajar hasta su nuevo hogar y reunirse con su hijo Archie. El príncipe Harry decidió quedarse en Reino Unido unos días más para terminar de cerrar algunas cuestiones y de momento no hay constancia de que haya cruzado el charco para reunirse con su mujer y su hijo. Algo que si las medidas por el coronavirus aumentan, podría retrasarse.

Artículo relacionado

De momento no hay ningún comunicado oficial desde Canadá en el que se explique si se van a tomar algunas precauciones como está ocurriendo en otros países. Un comunicado que se podría emitir pronto teniendo en cuenta que cada vez son más los infectados allí. De hecho hace unas horas se ha conocido que Sophie Grégoire, la mujer del primer ministro canadiense Justin Trudeau, ha dado positivo en el COVID-19 y ambos están en cuarentena.

Meghan y Harry

En algunos países se están tomando decisiones sobre la cancelación de vuelos para evitar que haya tránsito de personas entre unos lugares y otros. Y teniendo en cuenta que en Reino Unido el número de infectados también va en aumento, desde Londres también podrían tomar decisionesque amenacen al reencuentro de los duques de Sussex.

De momento la mayor tranquilidad para Meghan Markle es que ella ya se ha reencontrado con su hijo y que ya ha retomado su rutina junto al bebé en Vancouver. Ahora queda esperar para ver si el príncipe Harry se reúne con ellos cuanto antes o si el coronavirus retrasa este momento que tanto esperan para poder empezar con su nueva vida alejados de Isabel II y del resto de la familia real británica.