Una vez más, Charlene no apareció. La inauguración anual del circo de Mónaco, una de las citas más importantes del Principado por el impulso que la icónica Grace Kelly quiso otorgarle al evento, ha vuelto a tener a la esposa del príncipe Alberto como gran ausente.

Artículo relacionado

El evento, en el que la princesa Estefanía siempre es protagonista por su conocida pasión por el mundo circense, tuvo lugar la noche del miércoles y contó también con la presencia de sus hijos Pauline y Louis Ducruet -con su esposa Marie Chevallier-, así como la de Alberto de Mónaco. Se trataba de la 44ª edición del Festival de Circo.

Mónaco en el circo
Gtres

El soberano volvía a acudir solo a una cita a la que Charlene no se animó a asistir. De nuevo, la princesa deja "plantada" a su familia política, una práctica que, a pesar de que ya es habitual en ella, sigue sorprendiendo tanto a los medios de comunicación como a los ciudadanos monegascos.

Sus escasas apariciones públicas desde el nacimiento de los gemelos Jacques y Gabriella, a excepción -por petición de su esposo- del baile de la Cruz Roja y las fiestas de Santa Devota, patrona del principado, cada vez dan más que hablar, pero parece que el matrimonio ha llegado a un acuerdo con el que, por el momento, ambas partes están satisfechas.

Alberto y Charlene de Mónaco
Gtres

Desde Palacio no se hacen justificaciones a estas ausencias y, según parece, se intenta que dejen de sorprender en algún momento. Así ha sido en los últimos actos de Alberto y su agenda, en los que nunca se habla ni se le da mayor importancia a la ausencia de su esposa. Charlene aparecía junto a su esposo para inaugurar la Navidad en su tradicional ceremonia del árbol, además de acompañarle en un vídeo difundido a través de redes sociales en el que la pareja felicitaba el Año Nuevo.