Pasito a pasito, la princesa Charlene de Mónaco va recuperando su vida normal y retomando su agenda de compromisos. Anoche acompañó a su marido, el príncipe Alberto II, a la inauguración del Festival de Televisión de Montecarlo, una de las citas internacionales más importantes de cuantas se celebran en el pequeño principado. Charlene apareció con un vestido verde esmeralda, de escote y bajo asimétricos, rematado con un volante, firmado por Lanvin que cuesta 3.000 euros. Como complementos, eligió dos impresionantes brazaletes de oro y diamantes, y unos pendientes a juego en forma de cascada.

Artículo recomendado

Alberto de Mónaco, más sincero que nunca: "Charlene ha sufrido mucho"

Alberto de Mónaco, más sincero que nunca: "Charlene ha sufrido mucho"
Alberto y Charlene

Los príncipes Alberto y Charlene, en la gala inaugural del Festival de Televisión de Montecarlo.

Gtres

Llamó poderosamente la atención, sin embargo, el semblante serio de la princesa, que apenas esbozó unas tímidas sonrisas durante la gala. Una imagen, sin duda, que contrasta con aquellas en las que, últimamente, se ha mostrado junto a sus dos hijos, los gemelos Jacques y Gabrielle, quienes sí parecen devolverle la alegría a la primera dama monegasca.

Charlene ha estado prácticamente un año apartada de la vida pública por cuestiones de salud, y un año y medio en los que no ha tomado parte en ningún evento fuera de Mónaco. Esta circunstancia cambiará esta próxima semana, pues se ha confirmado que Charlene acompañará al príncipe Alberto a un almuerzo en Noruega junto a los miembros de la Familia Real de los reyes Harald y Sonia que tendrá lugar el próximo miércoles 22 de julio. Los soberanos monegascos se alojarán en la finca real de Bygdo, una zona de Oslo situada en la península occidental de la capital nórdica y que los reyes noruegos han convertido en su refugio de verano.

Igualmente, otra importante cita espera a Charlene para el próximo mes, el Baile de la Rosa. Será el 8 de julio y posiblemente acuda Charlene, pese a que no lo hace desde 2014. El hecho de que Charlene haya estado apartada tanto tiempo de la actividad pública hace pensar que desee recuperar el tiempo perdido.