Pese a que ya han pasado seis meses desde que regresó a Mónaco desde Sudáfrica, la estancia de Charlene de Mónaco y las complicaciones que realmente sufrió durante su estancia son todavía todo un misterio. Las informaciones sobre la gravedad de las tres operaciones a las que se tuvo que someter por la infección en oídos, nariz y garganta han sido constantes, a las que ahora se ha sumado una nueva de lo más reveladora.

Artículo recomendado

Gabriella de Mónaco sorprende con un complemento nuevo en su viaje a Disneyland Paris

Gabriella de Mónaco sorprende con un complemento nuevo en su viaje a Disneyland Paris

Tal y como ha publicado la revista sudafricana ‘You’, la princesa Charlene de Mónaco habría sufrido un ataque epiléptico después de someterse a una de las cirugías. Un episodio que tuvo lugar a finales de 2021 y por el que tuvo que ser ingresada de urgencia en el hospital de Durban. Según ha contado una fuente a la mencionada publicación, “la operación fue especialmente difícil” para la mujer del príncipe Alberto y no pudo descansar como debía, lo que provocó esta crisis. Eso sí, esta persona asegura que este tipo de momentos son comunes en caso de infecciones graves como la de la princesa.

Charlene
Gtres

Una información con la que poco a poco se despejan las dudas sobre lo que realmente le pasó a la princesa Charlene. La mujer del príncipe Alberto tuvo que pasar un largo periodo en Sudáfrica debido a una grave infección en oídos, nariz y garganta que le obligó a pasar por el quirófano en tres ocasiones. Un periodo en el que la princesa “casi muere”, según publicó ‘Page Six’ citando fuentes próximas a la ‘royal’.

Artículo recomendado

La maldición que persigue a los Grimaldi y que podría afectar al matrimonio de Alberto y Charlene

La maldición que persigue a los Grimaldi y que podría afectar al matrimonio de Alberto y Charlene

Finalmente, Charlene volvió al Principado el pasado mes de noviembre, aunque entonces se comunicó que necesitaba descansar, por lo que no iba a recuperar sus obligaciones como miembro de la familia real británica. Posteriormente, la princesa tuvo que ser ingresada en una clínica privada en Suiza y no ha sido hasta ahora cuando ha ido recuperando gradualmente su agenda.