Entre los pocos ‘royals’ que en estos dos meses han dado positivo por coronavirus se encuentra el príncipe Carlos de Inglaterra. A mediados de marzo desde la familia real británica informaron de que el hijo de Isabel II tenía el virus. La noticia llegó solo unos días después del positivo de Alberto de Mónaco, con quien el príncipe Carlos se había reunido tan solo unos días antes. Desde el momento en el que el test que le hicieron al heredero al trono británico dio positivo, comenzó su aislamiento.

Artículo relacionado

El padre de Guillermo y Harry de Inglaterra estaba pasando el confinamiento junto a Camilla Parker Bowles en su casa de Birkhall y allí tuvo que aislarse en una habitación y pasar unos días en soledad para evitar contagios. Afortunadamente, a los pocos días Carlos de Inglaterra dio negativo y mientras tuvo la COVID-19apenas notó síntomas. Ahora, unas semanas después, el hijo de la reina de Inglaterra ha recordado muy emocionado cómo pasó esos días y lo que le han hecho reflexionar.

Carlos de Inglaterra

Ha sido en una entrevista que ha concedido a la BBC. Si algo está caracterizando el confinamiento de la familia real británica es que tanto Carlos y Camilla como Kate y Guillermo se prestan a hablar con los medios de comunicación para hacer las apariciones que ahora mismo de otro modo no podrían hacer. En ellas están mostrando su lado más natural y emotivo, y con su último testimonio el heredero al trono se ha mostrado de lo más humano. Lo primero que ha dejado claro en la entrevista que ha dado a ‘Sky News’ es que se siente “muy afortunado” por haber pasado la enfermedad de una forma tan leve. Pero le ha resultado inevitable emocionarse cuando ha hablado de las personas que lo han pasado mal al tener el coronavirus y de sus familiares.

“Simpatizo con la forma en la que todos han tenido que soportar ese instante tan difícil y desafiante. Sé que muchas personas han sufrido la agonía de perder a seres queridos y no han podido estar con ellos en ese momento. Eso para mí es lo más horroroso”, son las palabras con las que ha mostrado su admiración. Además ha intentado sacar el lado positivo diciendo que se ha podido comprobar que “las personas son notables y maravillosas en el servicio nacional de salud y todos los demás trabajadores clave que mantuvieron todo en marcha”. Para Carlos ahora lo más importante es que los líderes de diferentes países trabajen en un camino común.