Son prácticamente unos desconocidos. Tom Parker Bowles y Laura Lopes se han convertido, tras el fallecimiento de Isabel II, en los hijos de la reina consorte. Fruto del matrimonio de Camilla con Andrew Parker Bowles, los dos hijos de la ex duquesa de Cornualles han mantenido la discreción por bandera pese a la estrecha relación que mantienen con su madre. Centrados en sus vidas privadas, en ningún momento han dado el paso para convertirse en personajes conocidos por el gran público.

Artículo recomendado

El rey Carlos viaja a Edimburgo: Estos son los actos previstos para este lunes

El rey Carlos viaja a Edimburgo: Estos son los actos previstos para este lunes

La unión entre la hoy reina Camilla y sus hijos quedó más que demostrada durante el confinamiento. En las conexiones que la duquesa de Cornualles realizó desde su despacho privado pudimos ver como tenía en su zona de trabajo imágenes junto a sus hijos. La fotografía de Camilla en la boda de Laura dio la vuelta al mundo. Y es que la relación de la esposa del rey Carlos y sus vástagos es cercana y estrecha a pesar de la discreción que siempre han mantenido.

Laura Lopez, nacida Parker Bowles en 1978, ha versado su carrera en el mundo del arte. Primero como directora de una conocida galería en Londres y luego centrándose en la promoción de artistas. Está felizmente casa con el ejecutivo Harry Lopez desde 2006 y tiene tres hijos. A su boda, como ocurrió también con la de su hermano, acudieron los príncipes Guillermo y Harry y Kate Middleton.

Laura Parker Bowles

Laura Parker Bowles, hija de Camila, en el día de su boda

Gtres

Por su parte, Tom Parker Bowles es ahijado del hoy rey Carlos III. Cinco años mayor que su hermana, estudió periodismo y se especializó en gastronomía. Ha trabajado en diversas cabeceras de primer nivel haciendo crítica y reportajes y ha publicado ocho libros. Es uno de los más reputados de su sector a nivel nacional. De los hermanos Parker Bowles es el que más veces ha aparecido en los medios, aunque siempre ha intentado se prudente y correcto cuando le han preguntado por su madre.

La desgracia llegó a la vida de Tom con la pérdida de la que era su pareja, Alice, a los 42 años por un cáncer. También periodista de profesión, tenía tres hijos fruto de su matrimonio con Robert Procope. La relación de Alice y Tom empezó dos años antes, después de la separación del propio Tom de Sarah Buys, con quien tuvo dos hijos.