A Andrés de York no dejan de perseguirle los problemas. Su involucración en los papeles de caso Epstein le trae por la calle de la amargura. Formar parte de alguna manera de este episodio de abusos sexuales ha hecho que a su vida lleguen muchas consecuencias. Que Isabel II le retire de la familia real británica, que su imagen se haya ensuciado o que los planes de boda de su hija Beatriz de York se vieran empañados por esta polémica han sido algunas de ellas. Además, ahora se encuentra inmerso en una disputa con la Fiscalía de Estados Unidos encargada de llevar el caso. Desde allí le acusaron hace unos días de mentiroso. Según ellos el duque de York en ningún momento ha querido colaborar. Y según los abogados del exmarido de Sarah Ferguson esto no ha sido así y él siempre se ha mostrado dispuesto a aportar su versión.

Artículo relacionado

Sea como sea, ahora el duque de York ha dado un paso al frente y ha tomado una decisión. El hermano de Carlos de Inglaterra ha comunicado a la justicia que sí que piensa colaborar, pero para ello ha puesto una condición muy clara. El hijo de Isabel II ha dicho que si quieren que ayude a investigar el caso, desde la Fiscalía tienen que darle una tregua. Con esto se refiere a que no quiere que hagan acusaciones sobre él con las que no está de acuerdo. No quiere que le llamen mentiroso ni que digan que no está dispuesto a colaborar con ellos.

Andrés de York

Según el periódico británico ‘Daily Mail’, una fuente cercana al duque de York ha asegurado que “hasta que no haya una tregua por parte del Departamento de Justicia y un intento de establecer lazos de confianza, no tratamos con ellos. Han estado pintando una imagen completamente distorsionada y ha habido tres infracciones de las propias reglas del Departamento de Justicia, mientras el duque de York ha respeto las reglas y el proceso”. Así que hasta que desde Estados Unidos no le prometan esta tregua, el príncipe Andrés no colaborará.