La propia Carmen Borrego auguraba movida tras hablar como lo hace ella, de forma clara y directa. La hija de María Teresa Campos se encuentra en Cádiz junto a su marido, José Carlos Bernal, pero no por ello ha querido faltar a su cita con 'Viva la Vida'. Ha sido en el programa vespertino de los fines de semana de Telecinco donde ha hecho, de nuevo, saltar la liebre.

La hermana de Terelu, que está disfrutando del verano en los ratos que puede y con nueva figura, tal y como mostró 'Lecturas, fue preguntada por los colaboradores acerca de una posible boda entre su madre y Edmundo Arrocet, que se acaban de reencontrar en Málaga tras dos meses separados por muchos kilómetros, y su respuesta no dejó a nadie indiferente: "Estoy convencida de que me van a poner verde por lo que voy a contestar...", comenzaba, pero Carmen es una mujer sincera y, pum, se lanzó: "Yo quiero que mi madre sea feliz con Edmundo, pero no creo necesaria una boda".

Artículo relacionado

No obstante, Carmen Borrego salvó el temporal divinamente asegurando que, de ser así, ella "lo aceptaría", aunque insiste: "no soy partidaria, no voy a mentir". Y claro tras la música viene el baile, o lo que es lo mismo una cosa lleva a la otra y los colaboradores de 'Viva la vida' no tardaron en hacer sus propias conjeturas: ¿Es que tiene esto algo que ver con la herencia de la veterana presentadora?

En este sentido Carmen es contundente: "Yo no temo absolutamente por nada de la herencia". A lo que ha añadido: "Yo no estoy esperando a heredar, vivo de mi trabajo y espero seguir haciéndolo mientras pueda, y es absurdo estar esperando. No va por ahí. Cada uno tiene una manera de pensar y yo tengo esta".

Y es que claro en caso de boda Edmundo pasaría a ser heredero legal de María Teresa cuando esta falte, palabras mayores de las que Carmen ha querido huir: "soy supersticiosa, y no quiero pensar en eso". Simplemente, ella defiende "una relación maravillosa entre personas mayores" sin necesidad de pasar por el altar. ¿Compartirá opinión con Terelu?