Mientras Jesulín de Ubrique no deja de dar titulares sobre su vida personal, el programa 'Viva la vida' ha hecho público en exclusiva que Carmen Bazán fue intervenida en la mañana de este viernes, 26 de febrero, de una dolencia en la cadera. Aunque se conocen pocos detalles de su estado, no hay de qué preocuparse y es que la matriarca del clan Janeiro tenía prevista esta cirugía desde hace meses para mejorar su movilidad.

Artículo relacionado

Carmen Bazán está ingresada en el hospital Puerta del sur de Jerez de la Frontera (Cádiz) a la espera de recibir el alta el próximo lunes. La intervención, que duró alrededor de 3 horas fue todo un éxito y la andaluza, de 75 años, podrá retomar su actividad diaria en los próximos días. Según cuentan fuentes internas del hospital las únicas visitas que ha recibido ha sido la de sus hijos pequeños, Víctor y Carmen Janeiro. Quizás, las restricciones sanitarias a consecuencia de la Covid-19 han sido el motivo de que el resto de la familia no se haya trasladado hasta el centro médico.

Nueva vida en Marbella

Hace algunas semanas, Carmen Bazán tomaba una importante decisión que pasaba por abandonar la casa que posee en El Bosque (Cádiz) y trasladarse hasta Málaga, en concreto a la mansión que su hija, Carmen Janeiro, comparte con su pareja, el empresario Luis Masaveu, en Marbella.

La madre de Jesulín de Ubrique lleva una vida discreta, totalmente alejada de los focos desde hace más de una década y la pandemia, además del fallecimiento de Humberto Janeiro el pasado mes de agosto, la sumió en una profunda tristeza de ahí que su hija tomara la determinación de llevársela consigo. Ahora es momento de recuperarse y qué mejor que estar rodeada de sus seres queridos.