El capricho imposible de Pilar Rubio y Sergio Ramos durante sus vacaciones

Pilar Rubio y Sergio Ramos han tirado la casa por la ventana en sus vacaciones y acaban de dejar en shock a todos sus seguidores de Instagram con el manjar culinario de 500 euros que se han metido entre pecho y espalda

estefanía definitiva
Estefanía Fernández

Redactora digital de RBA

Instagram @pilarrubio_oficial

El capricho imposible de Pilar Rubio y Sergio Ramos durante en sus vacaciones
Instagram @pilarrubio_oficial

Aunque el verano no ha llegado de manera oficial, los famosos ya han comenzado sus vacaciones. Los destinos de playa son los más demandados por las altas temperaturas y, a juzgar por las imágenes que están compartiendo a través de redes sociales, Pilar Rubio y Sergio Ramos se encuentran disfrutando del mar de la manera más cómoda posible: a bordo de un barco. Aunque el destino escogido es todavía un misterio, el matrimonio está disfrutando de unos días de paz y desconexión junto a sus cuatro hijos y han tirado la casa por la ventana para deleitarse con auténticos lujos al alcance de muy pocos.

Por muchos es sabido la vida de suntuosidad que llevan los futbolistas y aún nos siguen dejando con la boca abierta con los caprichos que se dan. Pilar Rubio y Sergio Ramos se han prometido vivir unas vacaciones inolvidables, ¡y vaya si lo están siendo! El jugador del PSG y la colaboradora de 'El Hormiguero' se han deleitado con un auténtico manjar de dioses: un chuletón bañado en oro.

Sí, has leído bien. Pilar Rubio y Sergio Ramos han probado esta delicia que se ha convertido ya en el chuletón más caro del mundo. Su precio es de 500 euros y otros muchos rostros conocidos del mundo del fútbol, como Benzema, tampoco ha podido resistirse a probarlo. Tal y como ha mostrado a través de 'stories', la pareja se ha quedado impresionada por la preparación del plato y han disfrutado hasta el último bocado. ¡DALE AL PLAY!

Ha sido un año especialmente duro para Sergio y Pilar. Desde que el de Camas fichara por el PSG, la vida de su familia ha cambiado radicalmente y todos están encantados con la rutina que han creado en París. Pilar ha vivido a caballo entre Madrid y la capital de Francia, ya que así lo han requerido sus diferentes compromisos profesionales pero no se arrepiente de haber dado el paso de cambiarse de ciudad: ya es una más y hasta está aprendiendo el idioma local.