Chiqui (GH 10) ha comenzado una nueva vida después de dar el paso definitivo de separarse de Borja tras vivir un verdadero “infierno” a su lado durante 10 años de relación. Con miedos y ganas de ser feliz, la ex concursante de ‘Gran Hermano’ decidía romper definitivamente con el padre de sus dos hijas: Alma y Bella.

Artículo relacionado

Dese entonces, Chiqui se ha volcado en el cuidado de sus hijas, pero también de sí misma. Tras diez años complicados, la ex concursante de ‘GH’ piensa dedicarse todo el tiempo del mundo, tal y como ha compartido en su última publicación de Instagram.

Chiqui ha querido compartir con todos sus seguidores una imagen recién salida de la ducha y con un café en la mano junto a un contundente mensaje. “Después de un baño relajado, espumoso toca cuidarse y mimarse un poquito un té verde que nunca está de más. Me estoy empezando a cuidar, ¡¡ya era hora!!”, ha escrito la ex concursante de ‘Gran Hermano VIP 7’. Una publicación en las que los usuarios de la mencionada red social no han dudado en comentarle lo guapa que está en la actualidad.

Al margen de esta nueva vida que ha decidido poner en marcha Chiqui se encuentra Borja. Su expareja tiene dos objetivos muy claros: ser ‘gamer’ y perder peso, unos propósitos que remarcan las últimas declaraciones de la ex gran hermana en las que aseguraba que se podía pasar más de 14 horas en frente del ordenador.

Artículo relacionado

Tras su separación, Chiqui decidió contar todo lo que había vivido en ‘Sálvame Deluxe’ y reconocía que su matrimonio había sido “un verdadero infierno”. Tal era el calvario que estaba viviendo sola y en silencio que aprovechó que Borja se fue a comer cuando ella estaba de parto de su segunda hija para pedir al equipo médico que le hiciera una ligadura de trompas. “No quería tener más hijos”, reconocía entre lágrimas.