Cuando un famoso se casa queremos saber TODO acerca del enlace: los looks, el menú, la fiesta, la cara B, quién se quedó con hambre después de un opíparo banquete… y, claro, qué regalaron los novios a sus invitados. En el caso de la boda cubana de Elena Tablada y Javier Ungría, han sido los propios asistentes quienes lo han mostrado en redes, ¿y sabéis una cosa? Los novios no han podido estar más acertados tratándose de una celebración en Cuba.

Artículo relacionado

La ilustradora Fernanda Fuschino, de cuyo trabajo Elena es una gran seguidora, ha realizado dos retratos de los novios, que después han ido plasmados en unas chanclas de color blanco. Un recuerdo muy útil para los invitados ya que, si en plena fiesta les dolía los pies de tanto baile, se pudieron calzar este comodísimo accesorio y aguantar hasta las tantas. Otros muchos las reservaron para estrenarlas al día siguiente en la post boda junto a la piscina.

Este detalle es doblemente importante ya que Elena tiene una gran vinculación con el diseño de ropa de baño y artículos de playa, así que la ex de Bisbal ha querido entregar este pedacito de ella misma a sus amigos y familiares, que han volado para estar con ella en este día tan importante.

La misma ilustrador que plasmó a Tablabda y a Ungría en dibujo, también lo hizo con Ella, en un retrato que su madre compartió a las 24 horas de que diera comienzo la celebración. A David no le gusta que su ex saque fotos de la menor en redes pero, de este modo tan artístico, ha ‘esquivado’ la negativa del artista.