No es la primera famosa que tiene que salir a denunciar algo parecido. Belén Esteban lanzaba un mensaje a través de su cuenta de instagram para poner en evidencia que alguien había intentado hacerse pasar por su familia en redes sociales. Sin querer especificar qué miembro había sido el afectado, la colaboradora ha dejado muy claro que ninguno de ellos tiene perfiles públicos, así que no hace falta que se esfuercen en confundir a nadie.

Artículo recomendado

El serio reproche de Belén Esteban a Carmen Bazán por una importantísima razón

El serio reproche de Belén Esteban a Carmen Bazán por una importantísima razón

Molesta y enfadada. Así ha reaparecido Belén Esteban en plena Semana Santa. La colaboradora de 'Sálvame' ha tenido que vivir un desagradable episodio de suplantación de identidad. En este caso no ha sido la propia Belén la afectada, sino un miembro de su familia. “Mi familia en redes sociales son anónimos”, afirma la colaboradora. “Lo digo por quien quiere hacerse pasar por ellos”. Aunque sin desvelar al afectado o los afectados, Esteban sí ha cortado las alas a los que intentan suplantar la identidad de los suyos.

Belén Esteban

Belén Esteban denuncia el intento de suplantar la identidad de su familia

Instagram @belenestebanmenendez

La colaboradora de 'Sálvame' no pierde ocasión para recalcar, en todos los ámbitos, que su familia quiere mantenerse en el anonimato. Buena prueba de ello es que incluso en un evento tan señalado como la boda de Belén Esteban con el que es su marido, Miguel Marcos, no pudiésemos ver, en su momento, ni al propio novio. El conductor de ambulancia en todo momento se mantiene un paso por detrás de su famosísima pareja y tan solo ha posado para las cámaras en ocasiones muy, muy contadas.

Todo esto llega en un momento algo amargo para la colaboradora. Hace escasos días saltaba la noticia del fuerte encontronazo que Belén Esteban había vivido con Marta Riesco. Colaboradora y reportera se vieron las caras fuera de Telecinco y, según testigos presenciales, el cruce de palabras fue subiendo de tono hasta llegar a un punto que alertó a todos los presentes. Por suerte, todo quedó en un rifirrafe dialéctico.