Belén Esteban lleva confinada en su casa desde el primer día al formar parte de un grupo de riesgo. Hace unos días, quiso hacer público que su marido Miguel había abandonado la casa familiar por precaución, una decisión dura pero necesaria y es que el joven es técnico sanitario y está en contacto continuamente con enfermos de COVID-19.

Artículo relacionado

Como muchas parejas de sanitarios en nuestro país Belén y Miguel se han tenido que separar durante la pandemia: "Con esta situación que hay que sabéis que soy de altísimo riesgo, mi marido se ha tenido que ir a su piso. Miguel y yo nos planteamos que nos daba miedo que me pudiera contagiar", explicaba visiblemente entristecida ante semejante situación.

Pero si de algo está orgullosa la colaboradora de 'Sálvame' es del trabajo incansable de los sanitarios, entre ellos su marido, que se juegan la vida día a día. Belén ha querido agradecer públicamente un bonito gesto que han tenido con Miguel y sus compañeros desde un restaurante de Paracuellos del Jarama y es que en días de Semana Santa les han hecho llegar unas deliciosas torrijas. "Gracias", ha escrito junto a una imagen del equipo sanitario totalmente equipado.

Belén Esteban stories

Belén no puede ocultar el orgullo y admiración que siente por su marido, de ahí que gritara a los cuatro vientos que se casaría "una y mil veces más con él".

Esta inaudita situación ha provocado que la de Paracuellos haya creado su propia sección de 'Sálvame', desde donde ha ido compartiendo recetas de lo más tradicionales para hacer en casa. Gracias a ello, pudimos saber que su hija, Andrea Janeiro, se ha instalado con ella en Madrid y es que es la joven quien le ayuda a realizar las grabaciones.