'Dios' ha hablado y ha elegido a Maite Galdeano para presentar 'Sálvame Limón'. Una decisión que ha hecho torcer el gesto a más de un colaborador, como ha sido el caso de Belén Esteban.

Una voz en 'off' justificaba su elección afirmando que la audiencia llevaba tiempo pidiendo que se le diera una oportunidad a la madre de Sofía Suescun. Pero, en cambio, no ha hecho nada de gracia a los tertulianos destapar su nombre y verla bajar las escaleras lanzando besos a diestro y siniestro.

Artículo relacionado

Después de los besos de enhorabuena de rigor, no ha tardado en llegar la reprimenda de Belén Esteban. Y es que la de San Blas ni olvida ni perdona. Menos cuando aún está reciente el airado mensaje de audio donde la madre de Sofía cargaba especialmente contra ella y lanzaba críticas demoledoras sobre aspectos de su vida "que no le importan".

Esteban Menéndez se acercaba a Galdeano y la obligaba a pedir perdón tanto a ella como al resto de sus compañeros. "Me alegro mucho que el programa te haya dado esta oportunidad, pero me gustaría que nos pidieras disculpas. A Gema la pusiste verde y, de mi hija, dijiste que era un bombo. Si tuvieras un poco de vergüenza nos pedirías disculpas, que nos las merecemos, tanto a Anabel Pantoja, Gema López, Raquel Bollo y a mí".

Maite no ha querido dar al traste con su glorioso momento al frente del 'Limón' y ha cumplido con los deseos de Belén, aunque no ha sonado muy convincente, al menos por lo que se podía leer en las caras de los tertulianos. "Pido disculpas por si alguien se ha sentido ofendido. No lo hice con maldad. Me caéis todas muy bien y espero que me echéis un cable", ha afirmado.

Galdeano ha dado muestra de su enorme soltura tomando el mando de la primera hora de 'Sálvame', pero no ha podido evitar momentos de tensión con Gema López y Kiko Matamoros, a propósito de las controversias de su hija Sofía.