Belén Esteban ha pronunciado una de las noticias que más deseaba dar después de ganar la batalla judicial a Toño Sanchís. Tras ser condenado a pagarle 600.000 euros, con costas e intereses, para su exrepresentante empezaba una cuenta atrás de un mes en el que podía recurrir aquella sentencia de la Audiencia Provincial que ratificaba la resolución emitida el año pasado en primera instancia por un juzgado de Torrejón de Ardoz. Sin poder contener la felicidad, la colaboradora televisiva ha confirmado que no se ha producido ningún recurso más por parte de Toño. "A día de hoy, 11 de mayo, ni mi abogada ni mi procuradora han recibido ningún recurso. El señor Toño Sanchís no ha recurrido", pronunciaba en tono solemne.

Artículo relacionado

Toño tenía hasta el 8 de mayo para recurrir la sentencia (más un día de gracia), pero finalmente no ha dado ese paso. Esto significa que "la semana que viene", después del puente de Madrid por las fiestas de San Isidro, "tendré una sentencia", confirmaba en directo. ¿Cómo afecta este devenir de los acontecimientos al manager? Así lo ha contado la propia Belén: "Si no me paga dentro de poco, su casa saldrá a subasta. Irá una persona del juzgado a tasar su casa. O me paga o me quedo yo con la hipoteca y con tu casa", expresaba sin temblarle el pulso.

La de San Blas ha confesado lo "ilusionada" que está y ha hecho balance: "Estos dos años y medio han sido un palo muy gordo, y he sufrido mucho. Pero ahora me siento superrealizada, porque tengo lo que más quiero: una persona que me quiere y me apoya, mis compañeros, mi familia y mis amigos. Para ella, ha sido muy importante que "la justicia me haya dado la razón" y le ha mandado un mensaje con un contenido harto conocido: "Yo puedo ir con la cabeza muy alta. O sea que ya sabes lo que tienes que hacer: PÁ-GA-ME".

Ahora la Esteban solo tiene una cosa en la cabeza: la fiesta 'Toñomanía', con la que celebrar esta victoria judicial "con las personas que me quieren y que quiero que estén a mi lado".

Sálvame