Quedan muchos flecos por conocer pero Belén Esteban está satisfecha. La subasta de la casa de Toño Sanchís, de la que todavía no se sabe quién ha sido el ganador de la puja, permite que la colaboradora pueda empezar a cobrar la deuda que su exrepresentante tiene con ella. Un enorme avance que supone un paso más para cerrar uno de los capítulos más duros de su vida. Ahora, con la tranquilidad de respira, ha querido agradecer la ayuda prestada a alguien muy importante: San Judas Tadeo.

Artículo relacionado

Han sido unas semanas complicadas para Belén. Las grabaciones de Jesulín hacían que la colaboradora tuviese que volver a revivir su pasado casi dos décadas después y en un momento en el que se encontraba ya muy tranquila. Un panorama difícil que se unía al fin del plazo para la puja en la subasta de la casa de Toño Sanchís. Días de nervios que, por suerte, han terminado de la mejor forma posible.

La subasta de la casa terminaba con un precio superior al que se esperaba y hacía que el cobro de la cuantía que el representante debe a su exrepresentada esté un poco más cerca. “Sé quién se ha quedado la casa”, aseguraba Belén en Sálvame. “Os vais a echar las manos a la cabeza”. Mientras terminan de dilucidarse los últimos flecos de la subasta, la colaboradora ha aprovechado el día para ir a agradecer la ayuda prestada a San Judas Tadeo.

No es la primera vez que Belén nombra al santo, ni acude a él para pedirle cosas. La colaboradora es muy devota y, desde luego, tiene motivos. En esta ocasión, le ha ido todo muy bien. Tan contenta está que no ha dudado en compartir el momento a través de su cuenta de instagram.

Belén Esteban