Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, o mejor dicho, que el Guadalquivir pasa por Sevilla, y que ayer se casaron Pilar Rubio y Sergio Ramos,David y Victoria Beckhamse llevaron a la capital andaluza a sus tres hijos menores, Romeo, de 16 años, Cruz, de 14, y Harper, de siete. Mientras David y Victoria hacían acto de aparición en la catedral de Sevilla, desatando el delirio entre los curiosos que se agolparon a las puertas del templo, sus hijos se dedicaron a hacer turismo por el centro de la ciudad, puesto que los menores no estaban invitados a la boda.

Los hijos de David y Victoria pasearon por el barrio de Santa Cruz, cruzaron el puente de San Telmo y visitaron en barrio de Triana. Se hicieron divertidas fotos y su madre, entusiasmada con el resultado, las ha compartido en sus redes sociales, orgullosa de sus vástagos. Solo ha faltado en esta escapada familiar el mayor de sus cuatro hijos, Brooklyn Beckham.

Artículo relacionado

Los Beckham se han alojado en el hotel más lujoso de Sevilla, el Palacio Villapanés. Antes de salir hacia la boda, el matrimonio se fotografió en uno de sus clásicos patios. Este lujoso hotel ocupa un elegante edificio del siglo XVIII y está a 12 minutos a pie de la catedral y la Giralda.

Hoy domingo, además, han celebrado el Día del Padre, festividad que se conmemora hoy en varios países del mundo, entre ellos el Reino Unido. Tras las felicitaciones al "mejor papá del mundo", los Beckhan han abandonado el hotel y han puesto rumbo al aeropuerto.