Este lunes 6 de septiembre volvíamos a estremecernos con un dramático y abominable ataque homófobo perpetrado esta vez en el barrio de Malasaña (Madrid). Un joven era arrinconado y agredido por un grupo de ocho cobardes encapuchados que marcaban con un cuchillo uno de sus glúteos con la palabra "maricón". Ya son demasiadas historias terroríficas y el dolor y el miedo cada vez es más insoportable. Jorge Javier Vázquez ha sido uno de los personajes públicos que ha alzado su voz para condenar esta brutal agresión y hacer un llamamiento a la responsabilidad de la sociedad, de las instituciones y de los partidos políticos. Esta no es una situación que admita debate ni equistancias, y el bloguero de Lecturas lo ha dejado claro en su aplaudido y viral discurso desde el plató de 'Sálvame'.

Artículo relacionado

Solo un par de horas antes, Nagore Robles se rompía en 'Sobreviviré' totalmente conmocionada por el ataque homófobo de Malasaña. Jorge Javier Vázquez, con palabras cargadas de emoción, conseguía mantener el temple: la gravísima situación requería contener la frustración, la ira, la tristeza. El presentador paraba 'Sálvame' y pedía que le quitaran el cue. Tenía claro lo que quería decir, lo que tocaba denunciar. "Yo llegué a Madrid hace 25 años y juro que nunca sentí miedo. Os quiero confesar algo y lo digo de corazón, creo que ese Madrid ya no existe, y entiendo que en muchos puntos de España esa sensación de libertad ya no existe tampoco", arrancaba Jorge, evocando al devastador asesinato de Samuel Luiz en A Coruña y a todas las víctimas de la homofobia.

Jorge Javier Vázquez
Telecinco

"Por primera vez no me siento seguro de ir por según qué sitios, a según qué horas", y advertía, "no estamos en el peor momento, va a ir a más, porque hemos sido muy tolerantes con lo discursos de odio". El presentador continuaba igual de contundente, "esto no va a parar, todavía vamos a tener que hablar de más agresiones, porque los agresores buscan más notoriedad", y hacía un llamamiento a la responsabilidad individual, social, de las instituciones y autoridades políticas en su discurso de tolerancia cero hacia la homofobia: "Todos los partidos deben ponerse las pilas. Maltratan y matan a las mujeres, a personas del colectivo LGTBI. Estamos en un momento muy crítico y de nosotros, de vosotros depende que esto se pare. Esto se tiene que parar sin paliativos".

Artículo relacionado

Un ruego no había dicho tanto en tan pocas palabras como el que ha pronunciado Jorge Javier Vázquez al final: "Por favor, no dejemos que esto vaya a más". "Jamás pensé que iba a vivir intranquilo por ser gay", se sinceraba antes de resumir con precisión el grave problema que combatimos: "Los discursos de odio son la antesala a los actos de odio, y vivir intranquilo es la antesala a vivir con miedo. Y yo no quiero vivir con miedo". Nadie debería vivir con miedo.