No es de extrañar que Anna Ferrer llevara unos días muy nerviosa de cara a su cumpleaños. La hija de Paz Padilla ha cumplido hoy 25 años y lo cierto es que ha vivido una jornada súper especial. A lo largo del día ha recibido muchas felicitaciones y ha podido disfrutar de la compañía de personas imprescindibles para ella. La influencer, en este primer cumpleaños que pasa en la casa que comparte con su novio Iván, ha organizado una comida en su hogar a la que ha invitado a algunos de sus amigos, entre los que no han faltado rostros conocidos como Melyssa Pinto. Allí ha posado súper sonriente en el momento de soplar las velas de la tarta en el que su cara lo dice todo. ¡Más feliz imposible!

Artículo recomendado

Anna Ferrer disfruta de un fin de semana inolvidable junto a su padre Albert Ferrer

Anna Ferrer disfruta de un fin de semana inolvidable junto a su padre Albert Ferrer

Tal y como ha contado ella misma, en este día que también aprovecha para reflexionar y hacer balance de su vida, “estoy feliz de estas 25 primaveras, de cada aventura, cada aprendizaje, cada caída pero sobre todo cada momento de plenitud, de sentirme afortunada, y agradecida a la vida por permitirme llegar hasta aquí, que no es poco”. Unas palabras con las que Anna Ferrer ha transmitido lo pletórica que está en este instante en el que la vida le sonríe tanto en lo personal como en lo laboral.

Anna Ferrer cumpleaños

La celebración de cumpleaños de Anna Ferrer.

Instagram @annafpadilla

Anna Ferrer ha compartido algunas de las felicitaciones más especiales, entre las que no han faltado las de compañeras influencers, la de su amigo Xoan Viqueira, o la de su novio Iván. Y la que por supuesto no ha fallado en su 25 cumpleaños ha sido su madre Paz Padilla. La presentadora le ha enviado un ramo de flores precioso y con mucho color junto al que ha acompañado la dedicatoria “te quiero mi princesa”.

Anna Ferrer regalo Paz Padilla

El regalo de Paz Padilla para su hija Anna Ferrer.

Instagram @annafpadilla

Con todo esto, Anna Ferrer puede presumir de haber pasado un día de diez al que no le ha faltado detalle. Y tal y como ella ha dicho, ahora… “¡A llenar otro año de recuerdos!"