No han sido unos meses nada sencillos. Ana Obregón se instalaba en Nueva York junto a su hijo para que este pudiese recibir el mejor tratamiento para luchar contra el cáncer que padece. Madre e hijo han sido inseparables desde entonces y han contado con el apoyo incondicional de Alessandro Lequio, a veces de forma presenciales y otras en la distancia. ¿Qué opina la presentadora de estas ausencias? Obregón se ha sincerado ya desde España...

Artículo relacionado

“Sinceramente me hubiera gustado que estuviera más”. Ana Obregón reaparecía como madrina de los productos de Torrequemada y mostraba más sincera que nunca. 'Lecturas' asistía a esta confesión inesperada de la presentadora. “Alessandro ha estado, sobre todo, al principio”, explicaba Ana. “Me hubiera gustado que estuviera más para acompañarme. Estaba muy sola”. Un arrebato de sinceridad que marca una pequeña grieta en la consolidada relación entre el colaborador y su ex.

“Era una ciudad muy grande, con muchos ruidos, cuando llevas ese estrés interior y no se lo quieres enseñar a la persona que tienes al lado, que es tu hijo, porque quieres sonreír todo el día”, reflexionaba la presentadora. “Una locura”. Obregón aseguraba que en ningún momento se lo ha echado en cara al colaborador. “No ha habido enfado ni por parte de Álex. Cada uno es de una forma, yo no le echo nada en cara”, zanjaba la presentadora ante las posibles dudas.

“En Nueva York era una madre luchando para salvar la vida de su hijo. No ha sido fácil”, se sinceraba Ana. “Yo era consciente de que la única forma de salvar la vida a mi hijo era irnos fuera porque aquí no había tratamiento”.