Ana María Aldón no ha pasado su mejor tarde en 'Viva la Vida'. La diseñadora ha tenido que volver a enfrentarse a las polémicas de su familia después de que esta semana haya salido a la luz que Gloria Camila podría tomar medidas legales contra su hermana Rocío Carrasco, que por su parte ha reaparecido asegurando que ve "muchos nervios" por parte de los Mohedano ante el próximo estreno de 'En el nombre de Rocío', segunda parte de su documental.

Artículo relacionado

Aldón era consciente de que tendría que hacer frente a estos asuntos desde su puesto de trabajo y ha optado por estar menos participativa este sábado. Tanto que la presentadora Emma García le ha dado un toque de atención en directo. "Hoy estás sosa. No has hablado mucho", le ha dicho Emma muy directa a Ana María Aldón. Esta ha reaccionado a la llamada de su compañera, con la tiene buen rollo y confianza, y ha dado sus explicaciones sobre la polémica.

Pero no tantas como le hubiera gustado y por ello ha acabado hundiéndose. Era José Antonio Avilés el que comentaba que Ana María Aldón estaba muy seria cuando el programa ya estaba en otros menesteres y Emma García le ha preguntado qué le pasaba.

Artículo relacionado

"Me preocupa bastante que no me dejen hablar cuando me preguntan. Tendrían que tener un poco de consideración conmigo y dejar expresarme a mi manera", ha lamentado la mujer de José Ortega Cano. Emma García, consciente de que un rato antes le había pinchado por no hablar lo suficiente, le ha dado la razón pidiendo a sus colaboradores que la próxima vez dejen hablar a la diseñadora, sobre todo cuando son asuntos relacionados directamente con su familia y de los que tiene información de primerísima mano. Tras estos malentendidos y sintiéndose escuchada y respaldada, Ana María Aldón ha subido el ánimo y ha terminado el programa más relajada.